Franz Mayer Biblioteca

Blog del Museo

Cuando el amor por la orfebrería persevera.

E-mail Imprimir PDF

Tane, cuando el amor por la orfebrería persevera

La orfebrería es un oficio milenario que ha dejado una profunda huella en la vida emocional de México.

El oficio del orfebre era uno de los que gozaba de mayor reputación por la capacidad que tenían los artesanos de plasmar emociones y sentimientos en un objeto concreto, palpable.

Tane no se limita a embellecer el entorno a través de piezas hermosas su verdadero objetivo es hacer de la buena orfebrería algo perdurable.

Así como la plata consigue con el tiempo un pátina única, que no se puede falsificar y que sólo se adquiere con el uso. Así de auténtica es la pátina de Tane que hoy celebra, orgullosamente 70 años.

La historia de Tane es irrepetible, un relato que habla de amor por la plata y de una indiscutible pasión por el oficio que hoy les lleva a celebrar 70 años de existencia. Visita esta exposición en el museo Franz Mayer.



Actualizado ( Martes, 18 de Noviembre de 2014 19:14 )
 

Tane, 70 aniversario

E-mail Imprimir PDF

 

La historia de Tane es irrepetible, un relato que habla del amor por la plata y de una indiscutible pasión por el oficio que hoy les lleva a celebrar 70 años de existencia.

“ La historia de TANE es apasionante y crece bajo el signo de la inconformidad creativa. Se trata de un microcosmos artesanal que mejora paso a paso, vence obstáculos y logra imponerse sin frenar sus exigencias de calidad en el diseño y en todos los aspectos de la producción.”

La orfebrería es un oficio milenario que ha dejado una profunda huella en la vida emocional de México, es esta la razón de la importancia de esta conmemoración.

Con motivo de sus 70 años, TANE eligió al gallo y su plumaje como símbolo que inspira y representa orgullo y trascendencia, creando como diseño especial una pluma fuente que simula estar cubierta de plumas con incrustaciones.

A través de la exhibición de piezas de joyería, orfebrería, cuchillería y arte objeto se puede apreciar la visión de distintos artistas, entre ellos Carlos Mérida y Ricardo Legorreta, por mencionar algunos, plasmada por el trabajo de los artesanos en la plata.

 

Actualizado ( Miércoles, 19 de Noviembre de 2014 14:02 )
 

Ruth D. Lechuga

E-mail Imprimir PDF

Ruth Deutsch Reiss  nació el 6 de  febrero de 1920 en Viena, Austria, bajo el seno de una familia judía no practicante, que fue discriminada por una Europea de entreguerras agitadas por la escasez el miedo y los latentes conflictos bélicos. En 1938, poco antes del estallido de la Segunda Guerra mundial, la familia Deutsch Reiss logró salir y comenzó el exilio hasta establecerse en nuestro país en 1939.

Para Ruth, México represento una nación que le permitió vivir en libertad, un país del cual se enamoró. La pasión por la gente y su extraordinaria cultura, se fue manifestando en cada objeto e imagen capturada;  guardando en cada pieza, un recuerdo, una experiencia o una amistad que contenía una pequeña parte de su corazón. Muchos artesanos conocían su gusto por  la muerte y, gracias a la cercanía y amistad que tuvo con ellos, se crearon varias piezas a su imagen y semejanza, destacando su coquetería y humor.

Su invaluable legado es hoy en día una retribución patrimonial que demuestra el agradecimiento y cariño que tuvo hacia el país que ella misma adoptó. Ruth se fundió con las calacas, las risas y la muerte el 19 de octubre del 2004  a las 12 horas, en un dulce Cuarto Rosa.

La complejidad del carácter, personalidad y gusto de Ruth se expresaron a través de los diversos atuendos con los cuales urdió su vida.  Su inclinación por lo artesanal y lo tradicional surgió antes de la llegada del país.

 

Vida y Muerte

E-mail Imprimir PDF

La muerte  en México es de colores, sabores, olores y texturas en las que  el barro, el papel, la madera y el dulce resaltan la riqueza de la vida y la inmensa creatividad y habilidad de los artesanos.

Creada a partir de la unión de las cosmovisiones mesoamericanas y las creencias cristianas introducidas por los españoles, la tradición de la muerte en México se consolida como un sincretismo religioso en el que los juegos, ritos y danzas se arraigan.

La muerte deambula entre nosotros y en el culto tradicional, esta acontecimiento se celebra en  múltiples ceremonias y festividades en las que el arte popular surge como un componente simbólico y utilitario de fuerte carácter ritual y festivo.

De acuerdo con la creencia popular e indígena, las almas regresan durante Día de muertos. En las casas se preparan ofrendas con flores, comida y alcohol, entre otros elementos y objetos afines que llenan  de significado la visita de los difuntos.

Fue a través de la experiencia, la introspección y el conocimiento que Ruth Lechuga entendió que para los mexicanos la muerte es un tema que lo abarca todo, la totalidad, irónicamente, de sus vidas.  Para la Dra. Lechuga lo esencial consistiría en encontrar el equilibrio entre lo individual, lo familiar y lo colectivo.

 
Página 1 de 13

Menú principal


Acceso de Usuarios